Grasas para Lubricación de Guías

Las guías son un tipo de maquinaría que requieren de una grasa lubricadora que le ayude evitar la corrosión, la herrumbre y la fricción debido al constante transporte de piezas de productos en proceso de fabricación. Y es que un lubricante adecuado asegurará una correcta orientación de las piezas, incluso en altas velocidades industriales.

Por lo tanto, las grasas que se utilizan en la lubricación de guías son lubricantes avanzados y desarrollados a partir de una base de sulfonato de calcio. La principal característica de este tipo de grasas es que no tiene punto de goteo: cuestión muy importante para su utilización en guías. Al evitar las salpicaduras, hace que el trabajo lubricante sea más limpio y seguro. Esto es gracias a unos aditivos presentes en su elaboración que le dotan de más adherencia y presión. Y es que lo que se espera de las guías es que funcionen con gran precisión y que se desplacen suavemente a pesar de estar sometidas a muchos arranques, paradas y vibraciones.

Consecuentemente, los intervalos para su mantenimiento tienen que ser lo más amplios posibles. Una grasa especialmente diseñada para este tipo de guías podrá compensar la inversión realizada, alargando el tiempo de mantenimiento de las herramientas y optimizando su funcionamiento durante el trabajo. Y es que varios de los requisitos indispensables para su lubricación son: operar sin desgaste, buena precisión, buena adherencia, sellado hermético y una excelente resistencia a los entornos ambientales. 

Aceite para sistemas hidráulicos

Los aceites utilizados para sistemas hidráulicos son lubricantes elaborados a partir de un aceite base y una serie de aditivos que convierten al lubricante en un aceite apropiado para este tipo de maquinaria. La principal función de este aceite radica en transmitir la energía hidráulica que se produce dentro del motor al resto de componentes del sistema hidráulico. A su vez, este tipo de aceite cumple otras funciones que lo convierten en una pieza muy importante para el funcionamiento de las maquinarias de la industria agroindustrial, tales como: disipación del calor, protección anticorrosiva, lubricación de las piezas móviles, limpieza del mecanismo, enfriamiento, etc.

Hay tres propiedades esenciales que hay que tener en cuenta al elegir un aceite ideal para sistemas hidráulicos: que tenga un bajo o alto índice de viscosidad, con o sin detergente y con o sin antidesgaste. Así mismo, gracias a las propiedades que son producidas por los aditivos de su compuesto, permite a los operarios controlar los sistemas vitales de las maquinarias y garantiza el correcto funcionamiento de los frenos hidráulicos de los tractores y otras maquinarias agrícolas.

Y es que gran parte de los equipos de las industrias agroindustriales están destinados a trabajar en condiciones extremas, con una mayor exigencia de precisión, rapidez y productividad. Por lo que, en dichas condiciones, el uso del aceite correcto se vuelve indispensable, ya que se encargará de evitar la fricción entre las piezas móviles de los sistemas hidráulicos, alargando su vida y mejorando su rendimiento.

Fueóleos

Origen de la palabra: Calco del inglés fuel oil (V.) en el que oil es adaptado como óleo, por analogía con gasóleo.

Son productos residuales de la destilación del petróleo. Pueden proceder de una única etapa del proceso de refino, aunque normalmente se obtienen por mezclas de productos procedentes de distintas partes del proceso. Son sistemas heterogéneos (contienen emulsiones de aire-agua, impurezas, hidrocarburos en forma sólida, etc.).

Son los combustibles prioritariamente utilizados en la industria.

Constituyen aproximadamente un 11% de los productos petroleros.

Es altamente viscoso por lo que debe ser precalentado para ser bombeado. Esto limita su utilidad a grandes calderas, incluidas las usadas en barcos.

Se emplean como aceites combustibles los residuales de la destilación general y los residuales y destilados pesados del craqueo, aunque nada impide que se utilicen destilados más ligeros, como el gasóleo. Muchas veces los fuelóleos son productos de mezcla resultantes de reunir las fracciones más diversas que no tienen otro destino en la refinería.

Son de tres tipos:
• El fuelóleo nº 2: lo utilizan los grandes consumidores, fundamentalmente centrales térmicas y cementeras.
• El fuelóleo nº 1: se emplea en las restantes industrias. Tiene menor índice de azufre.
• El fuelóleo BIA: es un fuelóleo de mayor calidad; el porcentaje máximo de contenido de azufre es de un 1%

Otras propiedades:
– Poder calorífico = 10000 kcal/kg
– zufre = 2,7% (nº1) y 3,6% (nº2)
– Máxima Viscosidad = 20ºE (nº1) y 50ºE (nº2), aproximadamente 2,7*10^-6 m^2/s.
– Punto de inflamación = 70ºC mín. Densidad aprox. 0,95 kg/dm3.
– Poder calorífico de los fuelóleos: Hcs = 42200 kJ/kg (superior) ; Hci = 40500 kJ/kg (inferior)