Grasas para Husillos, Ejes Roscados, Ejes de transmisión y de Inyectoras

Las grasas lubricantes para husillos, ejes roscados y de transmisión son elaborados con un complejo de litio para su aplicación en altas velocidades y temperaturas extremas. Estos lubricantes contienen aditivos que protegen a las piezas ante la presencia de agua; proporcionando una excelente resistencia a la oxidación y protegiéndola contra la herrumbre y la corrosión. Del mismo modo, sus características adherentes mejoran la lubricidad en las piezas y alargan la vida útil de las herramientas. Y es que su resistencia a la espuma lo convierte en un lubricante antidesgaste, antioxidante y anticorrosiva: muy útil para este tipo de piezas.

La grasa de litio presente en la grasa le da características con una alta propiedad de adherencia, permitiéndole adherirse correctamente a las superficies metálicas y demás aleaciones. A su vez, no se elimina por lavado de agua, resistiendo la humedad y la suciedad presente. Su aplicación suele darse, sobre todo, en engrases de ejes, rodamientos de equipos y piezas que se lavan con agua a presión.

A su vez, sus aditivos le permiten ser un excelente lubricante para todo tipo de inyectores, pues han sido diseñados para aplicaciones a alta presión. Y es que ha sido desarrollado para lubricaciones libres de contaminación; usándose con éxito en plantas procesadoras de alimentos, medicamentos y textiles: donde es posible el contacto accidental con el producto. Del mismo modo, se complementa con aditivos muy especiales que protegen las superficies bajo condiciones de extrema presión, pues su carácter adherente lo ayuda a resistir a los golpes y vibraciones evitando su desplazamiento.

Grasas para Lubricación de Cilindros Neumáticos

Las grasas que se han elaborado especialmente para lubricar cilindros neumáticos, son lubricantes que previenen que los mecanismos sufran desgaste gracias a su alto rendimiento y baja viscosidad. Han sido desarrolladas para lubricar piezas de difícil acceso; protegiéndolas contra la corrosión, la herrumbre, el contacto con el agua, la intemperie, las condiciones extremas de trabajo y contra el desgaste ocasionado bajo condiciones difíciles de carga extrema. Del mismo modo, su baja viscosidad le permite soportar temperaturas de hasta -10°C.

Su buena utilización reducirá los costos de mantenimiento de las piezas, maximizando la vida útil de las herramientas neumáticas y protegiendo sus componentes internos. Una lubricación exitosa mantendrá a la herramienta trabajando en óptimas condiciones, protegiendo los sellos neumáticos y prolongando la vida útil de aspas o aletas. Sus aditivos formarán una capa protectora para los cilindros y platos, evitando la fricción excesiva por movimiento. Y es que su poder lubricante le permite deslizarse con facilidad dentro de las piezas internas móviles: reduciendo el desgaste y eliminando el ruido de los equipos.

Del mismo modo, las piezas móviles y estáticas, de regulación o distribución, constituyen un sistema neumático complejo donde debería primar la fiabilidad y la durabilidad de los equipos. Por lo tanto, una grasa que garantice estos importantes aspectos debe lubricar las herramientas después de haber hecho la limpieza correspondiente. Esto evitará que el sistema se ensucie con residuos de mecanizado, restos de lubricante u otras partículas externas; optimizando el trabajo del lubricante y engrasando las piezas para su debido funcionamiento.