Grasas para Taladros y Sierras

Las grasas que se utilizan en taladros, sierras y todo tipo de maquinaria eléctrica son lubricantes especiales para su utilización, específicamente, en este tipo de equipos. Y es que las grasas convencionales no funcionan adecuadamente a altas velocidades, ya que los ensamblajes pueden calentarse debido a las altas velocidades en el trabajo. Un lubricante adecuado les da a estos equipos estabilidad en eyección, reducción de energía, reducción de ruido, finura y limpieza de la grasa. Del mismo modo, otorga una larga vida útil al equipo, protegiendo sus piezas mecánicas. Y es que estas herramientas requieren de un lubricante que soporte la carga de presión que originan los dientes del engranaje durante el trabajo.

Estos lubricantes de alta velocidad están formulados con espesantes y aditivos para que el funcionamiento del aceite optimice la estanqueidad esperada en este tipo de maquinaria. La grasa está formulada con un aceite de base fortificada con antioxidantes que inhiben la corrosión. Del mismo modo, este es un lubricante de extrema presión gracias a sus aditivos que actúan óptimamente a temperaturas muy elevadas; formando un escudo contra la fricción en todo tipo de metal.

Así mismo, los dientes de las ruedas dentadas de las máquinas eléctricas se entrelazan entre sí gracias a un lubricante como el mencionado. Optimizando dos de sus principales objetivos: aumentar o reducir la velocidad del eje de salida del motor eléctrico en el taladro, y cambiar la dirección del movimiento rotativo. La función de la grasa es, justamente, actuar como lubricante para reducir al mínimo el desgaste y optimizar a las herramientas.

Grasas para engranajes

Las grasas para engranajes se caracterizan por tener una consistencia sólida y semisólida que facilita el ingreso del lubricante en las piezas móviles de la maquinaria. Estas grasas suelen ser utilizadas en motores de equipo pesado pues tienen un mecanismo complejo y móvil que está en constante circulación; es por esto que la utilización de un buen lubricante para engranajes permite brindar una mayor potencia en los movimientos giratorios de la maquinaria. Del mismo modo, evita los problemas de fricción, desgaste, acumulación de desechos, desgaste de los dientes del engranaje y las altas y bajas temperaturas.

El lubricante está compuesto con aditivos especiales que generan un efecto antiespumante y recubren las piezas para protegerlas contra la corrosión. Así mismo, cuenta con propiedades antioxidantes, antidesgaste y antiherrumbre; que son recomendables para equipos pesados que trabajan a muy altas temperaturas y con una baja carga. Esto ayuda a alargar el tiempo de vida de las piezas, y no estar cambiándose constantemente. También es común utilizarse en engranajes de bajas velocidades o en aquellos que tienen una operación intermitente ya que la grasa mantiene la lubricación entre los dientes del engranaje, aunque éste no se encuentre girando.

Estas grasas suelen elaborarse con una mezcla de aceite mineral y ácidos grasos, que lo hace tener un elevado nivel de adhesión. Del mismo modo, se utilizan en engranajes con acción de deslizamiento alto; así como también, en engranajes que estén elaborados con metales blandos o bronce, que permiten aumentar todas las ventajas sobre las piezas.

Grasas para Herramientas de Corte

Las grasas que se utilizan para herramientas de corte son lubricantes usados en industrias procesadoras de alimentos, medicamentos y textiles. Es decir, industrias donde las maquinarias y herramientas pueden estar en contacto con el producto. Estas grasas lubricadoras son ideales porque contienen aditivos de no toxicidad, ideales para las herramientas que se utilizan en este tipo de industrias y que están en constante contacto con el producto; y es que los aditivos presentes en este lubricante también generan una protección extra ante la presencia de bacterias y hongos.

         Del mismo modo, los aditivos con los que está compuesto lo protegen contra el desgaste por las altas y bajas temperaturas, alargando la vida de las herramientas incluso ante la exposición de las altas presiones ejercidas en el trabajo. A su vez, posee un compuesto en sus aditivos que son anticorrosión, y que protege las piezas móviles e inertes contra el óxido y la exposición al agua y la humedad.         Y es que esta grasa también contiene aditivos que lo hace resistente a aguas saladas y dulces, lo que provoca una acción diluyente ante la presencia de la misma. Así mismo, tiene una resistencia al lavado pues resiste el desplazamiento ante un choque directo del agua sobre la superficie engrasada. En síntesis, la utilización de esta grasa puede ser muy beneficiosa para reducir el riesgo de contaminación, así como mejorar las condiciones generales de lubricación de las herramientas.