Aceite para Cajas de Transmisiones Automáticas

Los lubricantes que se utilizan en cajas de transmisión automática deben tener cualidades de reducción de fricción para prevenir el desgaste que ocasiona el uso constante del vehículo. Al mismo tiempo, debe permitir un cierto nivel de fricción para que los materiales de las bandas y embragues se enganchen suavemente sin que ocurra un desgaste prematuro. Este lubricante tiene dentro de sus compuestos aditivos que, gracias a su viscosidad, ayuda a mantener el fluido adecuado en un amplio rango de temperaturas.

A su vez, una de las principales características de estos aceites radica en ayudar a lubricar la caja de velocidades y, a su vez, refrigerarlas, ya que al disminuir la fricción se logra que la temperatura de la caja de transmisión baje considerablemente. Por lo tanto, los aditivos de este tipo de lubricante deben poder operar a temperaturas extremas y mantener un rendimiento constante durante períodos prolongados.

Y es que entre las principales características que se busca en este tipo de lubricantes radica en su capacidad de resistencia al calor y la estabilidad térmica que ayuda a evitar que se formen depósitos y sedimentos debido a las altas temperaturas de la transmisión. Y es que el rendimiento de la carga extrema garantiza durabilidad anti desgaste y de los engranajes. Por lo tanto, ¿cada cuánto debería cambiarse el lubricante en los vehículos? Pues eso podría variar en función del tipo de vehículo, pues se requerirá un fluido para transmisión automático específico para garantizar el rendimiento y la protección de la transmisión adecuados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.